(“Patrimonio la Isla”, 2017)

El joven escritor isleño se convierte en Premio València Nova 2017 de la Institució Alfons el Magnànim-Centre Valencià d’Estudis i d’Investigació. A los 5.000 euros que recibirá en metálico se suma la edición y distribución de la novela ganadora por establecimientos de todo el país.

Algo ha cambiado en San Fernando. Cierto es que la creciente demanda apenas deja semana sin que algún ciudadano anuncie la edición, coedición o autoedición de una nueva obra literaria, pero también que gracias en parte a las nuevas tecnologías digitales, se han democratizado las oportunidades más allá de la sentencia de cuatro eruditos locales.

Daniel Fopiani forma parte de esa oleada de escritores noveles que hasta hace pocos años no habían expuesto nunca sus creaciones. Se dio a conocer con un libro de relatos cortos titulado Relatos sin Contrato (Círculo Rojo, 2013), precursor, a su vez, de una revista mensual que bajo su dirección y con el mismo nombre ha subsistido durante dos años a base de pequeños patrocinadores y mucho amor al arte. Posteriormente, en 2015, ampliaría la obra original de 24 cuentos con 6 más y un nuevo diseño. Finalmente salió al mercado su último libro hasta el momento, Lee o Disparo, publicado por Multiverso Editorial en 2016. Aunque éste ya lo era, reconoce que La Carcoma es más novela. Su precursora estaba compuesta de historias independientes unidas por un mismo hilo conductor”, explica. De ahí su satisfacción cuando hace pocos días leyó su nombre en una noticia de El Mundo donde la vicepresidenta de la Diputació de Valencia hacía públicos los ganadores del concurso.

Fopiani tiene fe en su producto. Estaba hasta cierto punto desilusionado con este mundo que “entraña mucho trabajo. Más que el que parece desde fuera”, concreta. Cuando le llegó la noticia —de relax, en la playa— no daba crédito; había llegado su momento, el de darse a conocer más allá de las fronteras provinciales con todas sus ventajas e inconvenientes. Algo para lo que está mentalizado. De la obra adelanta que “puede encuadrarse en el género de la novela negra o de suspense”, su seña de identidad. Aquella que comenzó a forjar con obras como las de Julio Verne, Arthur Conan Doyle o Edgar Allan Poe, cuyos ‘consejos’ ha llevado a la práctica hasta la actualidad según ha afirmado el escritor en diversas entrevistas.

La Carcoma será oficialmente presentada durante una gala que tendrá lugar el 20 de octubre en Valencia. Confiesa que la escribió, prácticamente, mientras estaba de misión en el norte de Europa ya que aquí, donde lo ven, Fopiani es militar de profesión, en concreto sargento de Infantería de Marina; ha de pasar largas temporadas lejos de su familia y no por ello deja a un lado, sino más bien aprovecha, estas experiencias para dar rienda suelta a su vocación. “El protagonista es un escritor en horas bajas que se traslada, en un intento de desbloquearse, a un pueblo ficticio de la sierra. Allí asentado descubre cada día la aparición de un número en la pared”.

“Supone un gran cambio respecto a lo realizado anteriormente”, explica en referencia a la estructura narrativa al ser esta una obra “más cerrada, más redonda… más novela”. Aunque también —reconoce— lo fue Lee o Disparo respecto a Relatos sin Contrato. El autor siempre ha manifestado apego al género del relato por su emoción condensada en pocas páginas, transmitida de la primera a la última, sin cortes, sin la necesidad de emplear marcapáginas para continuar al día siguiente y en su caso con ‘finales sorprendentes’. Sin embargo, “es un formato que no funciona en España y necesitaba cambiar de registro. Siento que he crecido como profesional”.

Escrita en cuestión de meses más las revisiones correspondientes, fue enviada en abril por lo que “ha ido todo muy rápido”. Además no es el primer ni será el último concurso donde destaque Fopiani, que se enteró de la convocatoria a través de la que considera “la mejor página para estar pendiente de estas oportunidades: www.escritores.org.

La mala noticia es que los seguidores de la revista RSC ‘sufrirán’ durante un tiempo su descanso. El propio autor se queja del “trabajo que suponía sacarla adelante todos los meses, no solo en cuanto a contenido sino también las labores de maquetación, diseño deportada y demás pormenores que aportaban calidad a un producto, pese a a todo gratuito”. Los patrocinadores cada vez se hacen más de rogar y echa en falta apoyo por parte de las instituciones. “Hemos llegado a organizar concursos donde participaron escritores de distintas provincias españolas y del exterior, aquí rara vez se han interesado por nuestra labor… a la vista está que la propia Feria del Libro ocupa cada año menos metros cuadrados”.

Para tranquilidad de los lectores, “seguro que volverá”. De momento define los esquemas de una nueva novela porque para Fopiani la literatura es eso. Un ‘no parar’.

Enlace al periódico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s