(El Castillo de San Fernando, 2015)

Hoy vengo a hablaros un rato de otro tipo de riqueza, de esa otra parte del patrimonio de nuestra ciudad que, en la mayoría de los casos, pasa desapercibida o simplemente nos empeñamos en desatender.

Me estoy refiriendo a las revistas literarias de San Fernando. Sí. Así es. Y quizás no lo haga desde un punto de vista neutral, lo reconozco, pero no por ello voy a dejar de hacerlo. Porque la causa lo merece. Os cuento. Como muchos de nuestros lectores sabrán (y si no lo saben para eso está este articulillo, para recordarlo) actualmente existen dos revistas literarias que se publican periódicamente en nuestra ciudad. Papel impreso en la copistería de la esquina, en algunos casos, pero una muestra innegable de que existen voces, habitantes de nuestra localidad que sienten un deseo irrefrenable, una necesidad o vaya usted a saber qué, por trabajar y ofrecer a los isleños una manera gratuita de tener cultura entre sus manos.

Como por ejemplo lo lleva haciendo durante veintiséis ediciones (ojo) la revista literaria Pléyade. Una publicación cargada de alto nivel literario que se encarga de producir la tertulia literaria Rio Arillo. Esta revista comenzó a publicarse en 1997, trimestralmente, pero en la actualidad se imprime un número al año. Como he resaltado anteriormente (y en este caso repetirse no es un error) esta tertulia cuenta con una amplia experiencia literaria y está formada por escritores que fundaron esta reunión de literatos en el año 95, oigan, y que siguen haciéndolo cada jueves, a las 18:30 en el café Lúa, para el que le pueda interesar.

¿He dicho que la revista literaria Pléyade es gratuita? ¿No? Pues mire usted, que bien.

Por otro lado tenemos a la revista literaria RSC (Relatos sin contrato). De esta hablaré poco, por la cuenta que me trae. Solo diré que se trata de una revistilla emergente, mensual y gratuita, conformada por un grupo de escritores isleños y gaditanos que cada vez cuenta con la colaboración de escritores más reconocidos entre sus filas. Otro grupo de amigos que se reúnen en el bar de la esquina para sacar los 2.000 ejemplares que se reparten cada mes. En las peluquerías, en las carnicerías, en las cafeterías, en las barras de los bares (¿Dónde mejor, si no?). Además, esta revista literaria puede descargarse virtualmente, para aquellos que tampoco quiera moverse de casa.

Pues sí, y aunque no lo parezca, hay gente a la que le gusta comerse la cabeza, trabajar por amor al arte y complicarse la vida para tener lista una publicación que pueda ser disfrutada por la gente de nuestra ciudad de una forma totalmente gratuita. Como lo hicieron durante mucho tiempo Arena y cal, por ejemplo, otra revista literaria que dejó de editarse pero que nos regaló muchos números de literatura. Un trabajo constante que merece, como mínimo, la única recompensa que se puede esperar de todo esto: Que este tipo de publicaciones sea conocida por los habitantes de San Fernando.

Que va por ellos.

Enlace al periódico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s